¿Quién será el próximo cliente? ¿Un restaurante tal vez? Oh duda cruel…